Teatro Japón

¿Qué valores practicamos haciendo teatro?

Hoy queremos hablar de los valores que transmite el teatro, inspirándonos en los valores japoneses del autor Marcos Cartagena, especialista en Japón.

Además debemos de decir que Japón es un país con una gran tradición teatral y que os animamos a investigar su dos teatros tradicionales: el NOH y el KABUKI.

Os presentamos dichos valores:

  1. Mejora Constante: En el teatro cada proyecto y cada curso es un reto que nos hace practicar habilidades transversales como la expresión oral, la creatividad, la empatía, el control del cuerpo, y la escucha entre otras. Fortalecemos nuestros puntos fuertes y nos enfrentamos a los más débiles con la ayuda del grupo.

 

  1. Minimalismo: El minimalismo nos hace centrarnos en lo esencial y eso es también lo que buscamos en el teatro: diferenciar lo esencial de lo superficial a través de crear escenas y obras que nos enfrentan a distintos conflictos éticos, en los que descubrimos más acerca del ser humano y su identidad. Además es un arte que se puede hacer con un mínimo de recursos gastados: digamos que es un arte ecológico que solo necesita de la imaginación para llevarse a cabo.

 

  1. Paz Mental: La paz mental se consigue principalmente a través del control de la mente, la concentración y el estar en el presente. Todas ellas son herramientas fundamentales para hacer teatro, sin ellas, no sale una buena escena. Estar presente, reaccionar a los impulsos que proponen nuestras compañeras, y estar concentrada en la escena es necesario para hacer un teatro vivo y significativo.

 

  1. La naturaleza: Los primeros teatros griegos y romanos eran al aire libre y todavía hoy podéis disfrutarlo en los festivales. Además cada vez más teatro se hace en zonas cercanas a la naturaleza o en sitios no teatrales, es lo que llamaríamos site – specific.

 

  1. Salud: La salud implica movimiento, y esto lo practicamos constantemente en el teatro. Cada personaje tiene un cuerpo distinto y una forma de moverse, y cada espacio también. Moverse es salud y el movimiento en el teatro es único de cada persona, y lo puede adaptar a tu ritmo vital y energía.

 

  1. Relaciones: Ya sabemos que la soledad causa enfermedades y es que el teatro es lo contrario a la soledad: es un continuo aprender a relacionarse.

 

  1. Tener unos principios sólidos: En toda crisis son necesarios unos principios a los que volver para poder superarlas: Honestidad, Respeto, Lealtad… todos ellos se ponen en práctica y en entredicho a través de personajes que se enfrentan a aprender estos principios o a crisis en las que tienen que recurrir a ellos. Al ponernos en su piel, nosotros también los experimentamos e incorporamos a nuestra vida.

 

  1. Ikigai: Este principio busca dar sentido a tu vida a través de encontrar aquello que se te da bien, y que puedes aportar. Para encontrar tu Ikigai es necesario probar muchas actividades en la vida y poder practicar tus habilidades. En el teatro pones a trabajar diversas inteligencias: memoria, comunicación, creatividad, resolución de problemas… Esto te ayudará a conocerte más y a aportar más desde la honestidad . Además a través de diversos personajes conocerás otras profesiones y formas de estar en el mundo

 

  1. Actitud: Dar lo mejor de ti siempre es cuestión de aptitud, y en el teatro al ser parte de un grupo aprenderás a colaborar y sacar siempre fuerzas y una sonrisa para contribuir a esa creación común.

 

Con amor y teatro,

GLOBO

Diseño y Programación: